Capacitación sobre Prevención del Suicidio en Jóvenes y Adolescentes

Se llevó a cabo con una importante afluencia de público en el Centro de Convenciones y Exposiciones Thesaururs, una charla sobre Emociones y Salud Mental como parte de la Capacitación sobre Prevención del Suicidio en Jóvenes y Adolescentes a cargo del médico psiquiatra Gustavo Carlsson.

El Dr. del Hospital Malargüe Dr. Alfredo Martínez se mostró muy conforme con la realización de este tipo de charlas en el departamento que ayuden al abordaje de esta temática, que se dan en conjunto entre instituciones privadas asociadas a la parte pública. Además enfatizó la importancia de tratar el tema salud mental, buscando resultados positivos a corto plazo y para esto “es imprescindible capacitar al personal de salud como se está haciendo desde el principio de su gestión”.

La charla fue interactiva ya que contó con mucha participación del público, lo que cumplió con uno de los objetivos que es que las familias y los docentes participen de ella para prevenir las conductas suicidas. El Médico Psiquiatra Gustavo Carlsson, quien tuvo a cargo la disertación, dio un resumen de los puntos más relevantes a los medios presentes para hacer llegar el mensaje a quienes por diferentes cuestiones no pudieron hacerse presentes.

“Algo clave es siempre poder hablar con la persona que está con un nivel de sufrimiento tal que lo lleva a pensar en el suicidio, darle apoyo y nunca criticar, entendiendo la situación. La gente no quiere matarse quiere resolver un problema. Es muy importante que puedan tratarse con profesionales de la salud mental aunque todavía sigue habiendo una cuestión de estigma con los psiquiatras, el dolor psicológico es muy prevalente y si no lo tomamos a tiempo puede llegar al suicidio, como puede pasar con cualquier problema de salud que no se trata puede desencadenar en la muerte. Las estadísticas hacen que Malargüe se haya elegido para realizar estas charlas”, indicó.

La prevención no es difícil en medida que la sociedad tome las medidas de la prevención primaria, con educación, estar alertas y acompañar. “Hablar de suicidio no inocula la idea, al contrario alivia a quien está pensando en eso y no se anima a hablarlo. Que alguien le pregunte sin juzgarlo, ni criticarlo, sin darle consejos racionales solo dando el lugar para poder ventilar sus sentimientos lo alivia”, comentó.

El bullying y la violencia intrafamiliar son disparadores importantes, así como la contención familiar y del grupo es un factor protector primordial. La violencia familiar destruye y puede llevar a distintos trastornos como conductas adictivas, depresión, ansiedad, autoinjurias (cortes) y al suicidio.

Como mensaje a las familias el profesional dijo que hay que estar atentos a cambios en las conductas de los chicos que empiezan a estar más tristes, a aislarse, a alejarse de los compañeros, a tener problemas académicos, a abusar de sustancias, a dormir mucho o no dormir y a estar más irritable. “Es un conjunto de elementos que hacen pensar que alguien puede empezar a lastimarse y pueden tener intentos serios”, enfatizó.

Al equipo de salud es muy importante darle herramientas para que puedan detectar a personas que acuden con problemas de ánimo destacando el diálogo, el trato y el apoyo de un equipo interdisciplinario.

¡Compartí ésta noticia por Whatsapp!

Deja una respuesta