En siete meses ordenaron las arcas municipales

Regularizaron el pago a proveedores, sueldo de empleados, bonos no remunerativos y se acordaron aumentos inflacionarios en el básico.

Los encargados de llevar adelante estas difíciles decisiones fueron los empleados de Tesorería Municipal, que son personas que permanecen en el sector desde hace mucho tiempo y eso beneficia al trabajo en equipo teniendo en cuenta que es una oficina sustancial. En tan solo siete meses revirtieron la situación, pagaron los $60.000.000 que dejó adeudando la anterior gestión y mantuvieron el orden financiero del municipio.

El Contador Pablo Cuello, responsable de Tesorería habló con nuestro medio e indicó que a pesar de las complicaciones pudieron estar al día con el pago de sueldos y a proveedores, respetando las fechas de depósitos para que el empleado recibiera sus haberes el último día hábil de cada mes.

A raíz de la dura situación económica que ha atravesado el país estos últimos años y en los que Malargüe no ha estado ajeno a la misma, la Municipalidad ha intentado acompañar “al bolsillo del empleado” mediante bonos no remunerativos y aumentos al básico de los agentes. En materia financiera explicó que se ha agilizado y optimizado mucho más el recurso de la comuna, siempre actuando con prudencia y responsabilidad en las decisiones que se han tomado.

Se pudo revertir la situación de los viáticos controlándolos minuciosamente y analizando en qué momentos correspondían. Para ello se hizo una serie de pasos previos obligatorios para que el empleado consiguiera el beneficio. Además el Contador puntualizó que atendieron la necesidad de algunos agentes en momentos críticos particulares y eso no permitió dejar al municipal a la deriva.

Un logro importante y digno de recordar es que el Tribunal de Cuentas de la Provincia resaltó a la Municipalidad de Malargüe como una de las más transparentes de Mendoza en referencia al ejercicio 2017. Sin duda, este hecho, fue muy gratificante para todo el personal involucrado en estas tareas.

Al ingreso de la gestión existían “sectores abandonados” que pudieron modernizarse, cambiarse y equiparse. “Me sentí afortunado del equipo que me tocó integrar. Desde el principio fue un desafío debido a la falta de experiencia, pero me aboqué exclusivamente a esta actividad y resultó ser muy satisfactoria. Termino con mis expectativas superadas por demás y acompañado de un crecimiento social y personal muy amplio”, cerró el funcionario.

Foto: Katia Bouza

¡Compartí ésta noticia por Whatsapp!

Deja una respuesta