El municipio regularizó la situación de los terrenos y adjudicó nuevos lotes

Lo hizo bajo un criterio unificado en el que los solicitantes debían ser malargüinos y tenían que cumplir con ciertos requisitos socioeconómicos.

Estas acciones fueron implementadas mediante la Dirección de Obras Privadas y Catastro que desde el 2017, después de un reajuste en el organigrama, es liderada por el Ing. Facundo Martínez quien anteriormente ejercía como Coordinador de una de las áreas que conforman la misma. Lo acompañan en ella doce personas que velan por cumplir el código de edificación y las diferentes normas tanto nacionales como provinciales además de actualizar datos catastrales.

Ampliando más acerca de las funciones que se practican en esta dirección, el funcionario contó que ellos son los encargados de recibir la documentación técnica de cualquier obra pública o privada que se quiera realizar en el departamento, entregan las habilitaciones comerciales, entre otros. Consecuentemente afirmó que el trabajo de esta área es “estático y administrativo”.

No obstante reconoció que “el código de edificación no había sido modificado desde 1982 y en esta gestión pudieron actualizar el Art.1 que, si bien a la vista ha dejado algunas fallas posteriores se ajustarán en el futuro; pero lo importante es que se cambiaron algunas reglas”, reveló.

Refiriéndose al sector de Catastro explicó que ellos tienen la responsabilidad de actualizar datos territoriales, transferencias y registros de propiedades. Para ello se generó una base de datos que sirve para el pago de impuestos municipales y que son en función de cada lote. También agregó que el orden de urbanización se hizo en concordancia a las legislaciones provinciales y municipales.

No olvidó mencionar que Malargüe tiene la particularidad de poseer muchas tierras fiscales y aclaró que eso le da una gran complejidad. De todos modos aseguró que este hecho fue el principal motivo por el que trabajaron basados en un Plan de Regularización Municipal que les permitió entregarles sus escrituras a los vecinos de los barrios: Virgen del Carmen, Virgen de los Vientos, Bardas Blancas, Ranquil Norte y se encuentran en proceso las de Agua Escondida y Bº Municipal.

En base a esto último reconoció tristemente que no obtuvieron los resultados que esperaban porque los trámites deben ir acompañados por el Honorable Concejo Deliberante y la burocracia que eso implica.

Por otro lado puntualizó que así como entregaron alrededor de 500 lotes entre la zona rural y urbana, desadjudicaron con la intervención de Asesoría Letrada a aquellos que no tenían los comprobantes suficientes para demostrar ser dueños de ciertas tierras. Posteriormente reveló: “la falta de registros y actualización de la base de datos dejó a la vista la mala administración e irregularidades de años anteriores”. A partir de este inconveniente se ha estado trabajando mediante un formulario que es evaluado para verificar si corresponde o no la entrega de un terreno.

Finalmente aclaró que la Dirección de Catastro y Obras Públicas es transversal a otras direcciones con las que se unieron y vincularon a la hora de concretar obras. Entre ellas se pueden nombrar: Parque Industrial y los Planes de Ordenamiento Territorial tanto del departamento como de Cañada Colorada que, a propósito, Martínez se quejó de que el proyecto está en manos del HCD desde noviembre de 2018 y todavía no hay respuestas de éste.

¡Compartí ésta noticia por Whatsapp!

Deja una respuesta