El CRIDC brinda talleres a los chicos de la Escuela de Verano

La intensión es conocer cuánto saben los niños acerca del patrimonio histórico y biológico que tiene Malargüe.

El propósito de los talleres es evaluar qué saben los niños y contarles lo que desconocen del patrimonio histórico y biológico. Las actividades comienzan en la Capilla Histórica Nuestra Señora del Rosario, continúan en el Molino, recorren los corrales de Rufino Ortega y el Museo Regional. Las técnicas Laura Pardo, Carina Diaz y Valeria Aguirre en trabajo conjunto con el Lic. Hugo Tucker llevan adelante las distintas tareas.

Esta semana se van a llevar a cabo talleres en biología que consisten en levantar rastros y conocer la fauna autóctona, donde los chicos verán las huellas del choique, el puma y el guanaco que se han marcado en el Parque del Ayer con el objetivo de concientizar sobre la prohibición de la caza de estas especies y la normativa vigente, teniendo en cuenta que la educación empieza por los más pequeños.

Laura Pardo nos contó que a través de esta propuesta buscan contarles a los asistentes por qué existen los corrales, lo que es el casco, la casa, el molino y la capilla. Además reveló que la idea surgió por la falta de información con respecto al cuidado de estos sitios que se observa en la población, lo que se ve reflejado en redes sociales con fotos en lugares que no se debe y el vandalismo que sufren los distintos sitios. Consecuentemente estimó que estos daños son generados, muchas veces, por la falta de información en cuanto a la importancia histórica que tienen estos destinos malargüinos y a partir de esta base es que se decide trabajar en estos talleres.

Fotos: Gentileza de la Dirección de Cultura

¡Compartí ésta noticia por Whatsapp!

Deja una respuesta