Malargüe es pionero en turismo inclusivo

La Laguna de la Niña Encantada se suma a Turcará, Laberintos Carmona y otros atractivos acondicionados para que todos puedan disfrutar de estos paradisíacos lugares.

El turismo en Malargüe busca día a día ser cada vez más inclusivo, trabajando desde la parte pública y privada en acondicionar sus atractivos para que todos puedan disfrutarlos. Turcará, un destino de turismo aventura cuenta con un sendero exclusivo para personas con movilidad reducida al igual que Laberintos Carmona quienes tienen entrada liberada para personas con discapacidad. Como novedad la Laguna de la Niña Encantada ha sumado a sus servicios accesos acondicionados.

En el lugar se construyó una rampa de acceso al puente peatonal Helcha. Además se ensanchó el puente que cruza el arroyo de la laguna para que sea más fácil poder llegar a los miradores. La obra se realizó en conjunto entre Aires de Libertad (empresa concesionaria) y  Valle de Las Leñas S.A., buscando que este sea un destino inclusivo no tan solo para personas que deben utilizar sillas de ruedas, sino también para madres con bebés en cochecitos, adultos mayores con dificultad en la movilidad, entre otros.

Allí se debe abonar una entrada con un costo mínimo, dinero que es reinvertido en el mantenimiento del parque, el cual incluye sanitarios, lugares de descanso, mesones y bancos para los visitantes que visiten el lugar. Silvina Bach quien forma parte del equipo de trabajo, resaltó la importancia de estas obras de acceso para personas con movilidad reducida ya que esto ha hecho que se aumente el caudal de visitantes, tanto turistas como malargüinos. Además reconoció que este año se ha incrementado la cantidad de visitantes durante todo el año, con un marcado aumento de turistas mendocinos y chilenos.

Esta laguna se encuentra ubicada a la vera de la ruta 222 a unos 40km de la ciudad de Malargüe. Cuenta con 80 metros de diámetro, de aguas cristalinas de tono esmeralda, que provienen de ríos subterráneos. Es de una particular belleza natural, dado que se encuentra circundada por una acumulación de restos de lava proveniente de cráteres cercanos. Al producirse erupciones en la antigüedad, el material incandescente se derramó sobre el curso del arroyo que alimenta el espejo de agua, lo cubrió y ocultó su aporte, que hoy es subterráneo. .

 

¡Compartí ésta noticia por Whatsapp!

Deja una respuesta