“Mi decisión debe ser respetada”

 Este es el lema de la semana mundial del parto respetado, que se celebra del 17 al 23 de mayo.

Desde el año 2004, por iniciativa de la Asociación Francesa por el Parto Respetado (AFAR) y de la Ley Nacional  Nº 25.929 sancionada y promulgada ese mismo año, se trabaja para generar concientización y empoderamiento en las mujeres que están atravesando por su proceso de embarazo, con respecto a sus derechos y los del recién nacido.

Esto se implementó a nivel mundial debido a que se complejizó el parto y se volvió prácticamente quirúrgico en muchos países. En cuanto a ello, la Organización Mundial de la Salud (OMS) informó: “Hay una epidemia de cesáreas y especificó que, a nivel local, el 50 por ciento de los niños nació por este método cuando, en realidad, deberían haber sido entre 10 y 15 por ciento”. Para garantizar el parto respetado o humanizado, en el cual se le de a cada madre y bebé un proceso en el que se privilegien las decisiones, bienestar y salud de ambos como protagonistas, dentro de un ambiente natural y de respeto; además promueve el respeto a las particularidades de cada familia – etnia, religión, nacionalidad- , acompañándola a través de la toma de decisiones seguras e informadas.

La Jefa de Servicio de Obstetricia del Hospital Regional Malargüe, Lic. Verónica Montiveros, explicó que en el marco de esta Pandemia no se pueden hacer reuniones con las embarazadas para proteger su salud ya que son parte del grupo de riesgo, pero afirmó que, de todas maneras, intentan que ellas conozcan sus derechos y exijan ser respetados. Para esto se realizará una campaña de concientización, a través de la página de Facebook  del Hospital Malargüe, donde cada licenciada en Obstetricia, que ejerce en el nosocomio, publica un video presentándose y dando a conocer cada uno de los derechos que tiene tanto la mamá como el bebé.

Haciendo referencia a la situación por el COVID-19, Montiveros indicó que “el principal problema que ha forjado la Pandemia es que genera mucha angustia a las madres, ya que están atravesando por un momento muy importante en la vida de todo ser humano, que es la espera de un hijo. Evidentemente está afectando y va a afectar el transcurso de su vida por los cambios que van apareciendo durante el embarazo que, además de cambios físicos, se suman los emocionales tanto de las mujeres como de las familias”.

Erradicar la violencia obstétrica es otro pilar muy importante en el marco de esta semana y en relación a ello Montiveros dio a conocer que “localmente se trabaja en concientizar y capacitar a los profesionales que se desarrollan dentro del ámbito de la obstetricia y a todo el personal del nosocomio que tienen contacto con la mamá para que -conociendo los derechos- eviten ejercer violencia, la cual muchas  veces se realiza por desconocimiento, por malos hábitos o por diferentes situaciones y en algunas ocasiones hasta de manera intencional.”

Conocé los derechos de la madre en el momento del parto:

  • A ser informada sobre las distintas intervenciones médicas que pueden tener lugar durante el parto y postparto y participar activamente en las decisiones que acerca de las alternativas distintas si es que existen.
  • A ser considerada como persona sana, de modo que se facilite su participación como protagonista de su propio parto.
  • A un parto respetuoso de los tiempos biológico y psicológico, evitando prácticas invasivas y suministro de medicación que no estén justificados.
  • A ser informada sobre la evolución de su parto, el estado de su hijo o hija y, en general, a que se le haga partícipe de las diferentes actuaciones de los profesionales.
  • A no ser sometida a ningún examen o intervención cuyo propósito sea de investigación.
  • A elegir quién la acompañe durante el trabajo de parto, parto y postparto.
  • A tener a su lado a su hijo o hija durante la permanencia en el establecimiento sanitario, siempre que el recién nacido no requiera de cuidados especiales.
  • A ser informada, desde el embarazo, sobre los beneficios de la lactancia materna y recibir apoyo para amamantar.
  • A recibir asesoramiento e información sobre los cuidados de sí misma y del niño o niña.
  • A ser informada específicamente sobre los efectos adversos del tabaco, el alcohol y las drogas sobre el niño o niña y ella misma.

Todo recién nacido tiene derecho a:

  • A ser tratada en forma respetuosa y digna.
  • A su inequívoca identificación.
  • A no ser sometida a ningún examen o intervención cuyo propósito sea de investigación o docencia.
  • A la internación conjunta con su madre en sala.
  • A que sus padres reciban adecuado asesoramiento e información sobre los cuidados para su crecimiento y desarrollo, así como de su plan de vacunación.

El padre y la madre de la persona recién nacida en situación de riesgo tienen los siguientes derechos:

  • A recibir información comprensible, suficiente y continuada, en un ambiente adecuado, sobre el proceso o evolución de la salud de su hijo o hija, incluyendo diagnóstico, pronóstico y tratamiento.
  • A tener acceso continuado a su hijo o hija mientras la situación clínica lo permita, así como a participar en su atención y en la toma de decisiones relacionadas con su asistencia.
  • A un consentimiento informado sobre cualquier práctica médica que se le realice al niño o niña
  • A que se facilite la lactancia materna de la persona recién nacida
  • A recibir asesoramiento e información sobre los cuidados especiales del niño o niña.
¡Compartí ésta noticia por Whatsapp!

Deja una respuesta