Hoy se celebra el día del padre mendocino

En honor al nacimiento de la hija del General San Martín, hoy se celebra este día y por ello el intendente Juan Ojeda extendió su saludo a todos los padres malargüinos.

A través de la Ley Provincial Nº 5131 se estableció que cada 24 de agosto se festejaría el Día del Padre en Mendoza, en referencia al nacimiento de Mercedes Tomasa en 1816, hija única de don José de San Martín y Remedios de Escalada, quien nació en Mendoza y a quien San Martín dedicó sus máximas (una lista de consejos donde vuelca sus ideales educativos).

En el contexto de esta fecha y enmarcado en las actividades virtuales que se desarrollan por el mes sanmartiniano se han distribuido, en las redes sociales, las máximas que el General San Martín le brindó a su hija Merceditas; las que a continuación compartimos:

  • Humanizar el carácter y hacerlo sensible aún con los insectos que nos perjudican. Stern ha dicho a una Mosca abriéndole la ventana para que saliese: «Anda, pobre Animal, el Mundo es demasiado grande para nosotros dos.»
  • Inspirarla amor a la verdad y odio a la mentira.
  • Inspirarla gran Confianza y Amistad pero uniendo el respeto.
  • Estimular en Mercedes la Caridad con los Pobres.
  • Respeto sobre la propiedad ajena.
  • Acostumbrarla a guardar un Secreto.
  • Inspirarla sentimientos de indulgencia hacia todas las Religiones.
  • Dulzura con los Criados, Pobres y Viejos.
  • Que hable poco y lo preciso.
  • Acostumbrarla a estar formal en la Mesa.
  • Amor al Aseo y desprecio al Lujo.
  • Inspirarla amor por la Patria y por la Libertad.

Teniendo en cuenta esta efeméride, el intendente Juan Manuel Ojeda, extendió un grato saludo a todos los padres mendocinos, en especial, a los malargüinos. Continuó destacando que, sin lugar a dudas, los festejos de este día también serán atípicos, pero resaltó que -hoy- es más importante cuidarnos la salud entre todos y dejar las reuniones para más adelante, cuando pase la pandemia.

San Martín considerado el Padre de la Patria

San Martín tardó poco en convertirse en Padre de la Patria; pues a ese justo título, San Martín llegó munido de una convicción, estudio y preparación que excedían lo común sobreponiéndose a las mezquindades internas. San Martín contaba para ello con un coraje y una capacidad organizativa, y liderazgo, propio de los hombres de Estado que ostentan una visión y perspectiva sujeta en una sólida formación y un espíritu inquebrantable.

El honor de ser considerado un buen padre le llevó una vida, consiguiéndolo prácticamente solo. Fue aprendiendo día a día ya que Remedios (“esa mujer me miró para toda la vida”, según las propias palabras de San Martín) murió en 1823 cuando Mercedes tenía 7 años. Es entonces cuando San Martín no solo hace historia, sino que además se compromete con el presente por lo que se hace contemporáneamente parecido a cualquier padre de familia de nuestra tierra mendocina, profundizando el hito fundacional y conjugando la firme ligazón entre el “padre de la patria” y el buen padre mendocino. Es esa actitud la que también debe ser conmemorada.

¡Compartí ésta noticia por Whatsapp!

Deja una respuesta