Cien años de radio y la pionera radio municipal de Malargüe

Se necesitaron varias gestiones para que el departamento mas austral de Mendoza contara con su propia radio. Este gran hecho histórico, los malargüinos, se lo debemos a Don Hector Florencio Lucero, mas conocido como “cable pelado”.

La radio cumple 100 años de vida. El aire que respiramos se llenó de historias, de música y de voces maravillosas. Los detallistas dirán que la historia de este medio de comunicación comenzó en 1887, cuando el físico alemán Heinrich Hertz detectó radiación electromagnética a partir de cargas eléctricas fuertes. Otros hablarán de Oliver Lodge, quien en 1894 transmitió y recibió ondas para representar puntos y rayas del código Morse o del ruso Alexander Popov, creador de la antena radioeléctrica. Y los amigos de sangre italiana tendrán razón en destacar a Guillermo Marconi, quién tomó el trabajo de todos, le sumó los estudios de Nikola Tesla y desarrolló comercialmente el invento. Pero la radio, como tal, es argentina.

Enrique Telémaco Susini, Miguel Mujica, César Guerrico y Luis Romero Carranza estudiaban medicina en la UBA; pero les encantaba jugar con antenas, válvulas y equipos en la terraza de sus casas. Los llamaron los locos de la azotea. Ellos fueron más allá de códigos, ruidos, sonidos y un 27 de agosto de 1920, a las 21, transmitieron desde el Teatro Coliseo de Buenos Aires la ópera Parsifal, de Richard Wagner. Así dieron pie a la primera transmisión de radio y la primera emisora nacional: LOR, Radio Argentina. Poco a poco fueron perfeccionando estas transmisiones y en 1930 recibieron la suma de 200 millones de dólares por su compañía Via Radiar, dinero que invirtieron en la creación de los estudios Luminton, pilar del cine argentino en sus mejores años.

¿Qué pasaba en Mendoza? el ingeniero bonaerense Eduardo Bradley (ex aviador, famoso por ser el primero en cruzar la cordillera de los Andes en globo en 1916) se metió de lleno con las ondas radiales. Había viajado a Europa y allí adquirió conocimiento sobre este tema. Pensó que Mendoza era un buen punto de partida para comercializar las primeros receptores a galena. Con su colega, Jorge Duclout, improvisaron una trasmisión radial de prueba el 3 de junio de 1923, donde lograron emitir el discurso con el que el gobernador Carlos Washington Lencinas inauguró las sesiones ordinarias de la Legislatura. Luego acondicionaron una casona frente a los Portones del Parque la cual se conoció como la “Estación del Parque” y desde allí produjeron la primera transmisión oficial de radio en Mendoza un 17 de marzo de 1924. Aquella transmisión de madrugada llegó al océano Atlántico. Dos meses después, el gobierno de Lencinas, mediante la ley Nº 826, entregó una radioemisora de 55 vatios para desarrollar “la cultura y la información” de Mendoza.

A mediado de la década del 50, en Malargüe operaban radioaficionados y se podían escuchar con claridad muchas emisoras de Chile; pero Malargüe no tenía emisoras en su tierra. La aparición de la radio en este departamento se la deben a “cable pelado”, hablamos de Don Héctor Florencio Lucero, técnico en radio, radioaficionado, licencia LU6MAX y un prócer en la ciudad.

Un departamento tan extenso, necesitaba contar con una radio local. Sin dudar, Lucero llamó a otros vecinos: Julia Enríquez, Rubén Ingrata, Santiago Bardín, Abdón Carim Rasso, Mario Osvaldo Alonso y muchos más. Corría 1962 y con él ese esfuerzo ciudadano enorme para construir un transmisor de 500W con materiales propios, artesanal. Las primeras emisiones salieron desde la casa de Don Lucero, en el Barrio Atómico; de este modo ponía el acento en el desarrollo local de la emisora. Por entonces, algunos malargüinos -que tenían radios de onda corta y onda larga- podían pescar afamadas emisoras de Buenos Aires como radio Belgrano, El Mundo, Splendid; como así también radios de Chile y hasta la LV 10 de Mendoza; pero no una radio local.

En 1963, el intendente Guillermo Salomón pide a Don Lucero el traslado de la emisora al edificio municipal y un año más tarde se formó la Comisión Amigos de la Radio. Era tal la unión de los radioaficionados que Don Héctor Lucero, Abdón Carim Rasso, Julia Enríquez, Rubén Ingrata, Santiago Bardín, Mario Osvaldo Alonso; Tito Latorre –entre otros- lograron intercambiar opiniones y conocimientos con técnicos de Talca, Chile. Allí surgen los nombres de Teodoro Lorenzini, Rodrigo Valenzuela y Oscar Chávez, con quiénes a través de Emiliano González Aburto, chileno residente en Malargüe, dieron pie a reuniones por tema radio y por encuentros de confraternidad, argentino-chileno en el paso El Pehuenche.

El 30 de abril de 1965 la emisora paso a manos de la Municipalidad de Malargüe gracias a que el Gobierno Nacional había otorgado en marzo la licencia correspondiente y llamó a la emisora Radio Municipal Malargüe. El 1ª de mayo de ese año se realiza la primera transmisión oficial desde un espacio del edificio del municipio.

Por orden de Intendencia Municipal (Ramón Gatica), en 1968 es enviado a Buenos Aires Don Lucero para gestionar un aumento en la potencia de la emisora y llegar así a todos los sectores rurales del departamento. En la década del 70, la secretaría de Comunicaciones entrega un nuevo transmisor con la condición de que el municipio construyera un edificio nuevo para los estudios. Esto ocurre un año más tarde, la Municipalidad de Malargüe construye e inaugura -en un predio de 4 hectáreas ubicado en calle Esquivel Aldao- la nueva frecuencia de 1120 KHz con el lema: “Desde Malargüe, capital de la minería, transmite Radio Municipal de Malargüe, la voz más austral de Mendoza”.

En los tiempos de la dictadura militar, la radio estuvo a punto de desaparecer por falta de inversión. Don Héctor Lucero pidió al COMFER, organismo regulador de la radiodifusión en aquellos años, que se la declarara radio de Frontera y de este modo, la emisora municipal pasó a manos de Radio Nacional Argentina. Con la llegada de la democracia, la emisora es trasladada a las afueras de la ciudad en un predio de 12 hectáreas cedido por la provincia en la zona conocida como Cañada Colorada. Allí se emplazó una nueva antena de 97 metros de altura y en 1987 se inauguró un nuevo edificio.

En 1988 nace “Payunia FM” la señal de frecuencia modulada en 88.1 MHz agregando un nuevo servicio a la región con programación propia y diferenciada de la AM, tiene un área de cobertura estimada en 100 km variable según la topografía de la zona. En la década del 90, el dial de la frecuencia modulada se cubre con emisoras como FM UNO, FM Aucaes, FM Estilo y algunas emisoras de perfiles netamente religiosos.

Fueron muchas las voces de locutores, técnicos, conductores, programadores, editores y programas que dejaron su huella en el aire de Malargüe; sin dudas, deben ser receptores de infinitas felicitaciones por la tarea realizada en estos cien años de vida de la radio.

En sintonía, con este aniversario, otra buena noticia llegó a Malargüe. Esa novedad es que aquella radio municipal de antaño revivirá para llegar a todos los rincones de Malargüe.

El ENACOM resolvió otorgar la licencia a la municipalidad para explotar un servicio de radiodifusión sonora en Amplitud Modulada (AM) 1390 y su señal distintiva será LRJ217, publicada el martes 18 de agosto en el Boletín Oficial.

Juan Manuel Ojeda, el actual intendente, expresó en este día, un saludo a todas las emisoras del departamento: “Quiero felicitar a nuestros hacedores de entonces y a las recordadas voces que llenaron nuestros oídos de hermosos momentos. También a quienes hoy trabajan en radio de modo profesional, actuando como mediadores objetivos entre los hechos y el público. A quienes aman esta profesión con un compromiso ético, con la verdad, la responsabilidad social y la independencia”.

“En aquellos primeros años, cuando nació la radio municipal, ciudadanía y el poder público municipal se unieron para lograr contar con una emisora plural, informativa y entretenida para todos los malargüinos. Y se logró, se pudo contar con un medio de comunicación público que contribuyó al desarrollo de toda la comunidad”; expresó el intendente Ojeda y concluyó: “En poco tiempo más vamos a contar con una radio que tendrá el espíritu de entonces, netamente local, con divulgación de información local de interés, que colaborará con los vecinos del sector rural y será, a su vez, una poderosa herramienta educativa. Tal como sucede actualmente con la FM Municipal, tendrá productos radiales que promocionarán nuestros valores y la identidad malargüina, que colabora en la construcción de ciudadanía y contribuirá al desarrollo y la calidad de vida en los distintos distritos de Malargüe”.

Fuentes consultadas:
Ser y Hacer de Malargüe
Memorias de Medio Siglo / Rosa Bianchi de Porras
Orígenes de la Radio Municipal/ Sergio Eschler
Archivo histórico de Malargüe
“La radio en Mendoza. De la galena a los auditorios (1920-1960)”/ Leonardo Oliva

¡Compartí ésta noticia por Whatsapp!

Deja una respuesta