Finca La Anita Frutos de Montaña, un emprendimiento que ofrece productos 100% orgánicos

Comercializa frambuesas, zarzamoras y casis en diferentes formas como dulces, frutos secos, frutos congelados y la novedad para este verano son los jugos de estas frutas. Muy pronto, tal vez, pueda anexar a su negocio plantas de arándanos y frutillas.

En el último día del Fan Press organizado por la Dirección de Promoción y Políticas Turísticas, los medios de comunicación locales recorrieron el predio, degustaron y compartieron una bella tarde con Ana del Sol Anconetani, que es la dueña del emprendimiento Finca La Anita Frutos de Montaña. Allí, su propietaria contó cómo es el trabajo que realiza desde la preparación de suelos hasta obtener el producto final, que es el que comercializa en algunos negocios de Malargüe, los que también llegan a otros puntos de la provincia de Mendoza.

Finca La Anita Frutos de Montaña se instaló en Malargüe en el año 2005 y surgió gracias a una iniciativa de Ana del Sol quien decidió dedicarse a la agricultura ya que gran parte de su familia es ingeniera agrónoma y eso la llevó a ir desarrollando de a poco su proyecto, que hoy es muy conocido en el departamento. En este lugar se producen frutos rojos como las frambuesas, zarzamoras y casis.

“Nos dedicamos a la producción agrícola orgánica y lo más amigable con el ambiente posible”, comenzó afirmando Ana del Sol y aseguró: “Si bien estas frutas son características de la Patagonia y pese a que Malargüe no tiene el rendimiento de producción que tienen ellos; la calidad de fruta que le otorga el suelo, la altura del lugar, radiación solar, entre otras es fundamental para los productos”.

Este emprendimiento ofrece frutos congelados, mix de frutos rojos, mermeladas de frambuesas, fresas o casis y jugos de frutas. Sobre la elaboración de estos productos, Ana aclaró que en ningún caso usan químicos, son todos naturales y los dulces los elabora en pequeñas fracciones para que no se oxide la fruta.

Explicó que las mermeladas no requieren de conservantes y por ello contó que la conservación de grado brix (concentración de azúcar) en la mezcla tiene que tener un porcentaje exacto para poder conservarse el tiempo que uno desee y reconoció que además deben envasarse al vacío y en caliente. “Las mermeladas cuando están envasadas a punto no necesitan conservantes”, remató.

 

Para Anita los días no parecen ser de 24 horas, pues asegura levantarse a las 5:30hrs para comenzar la labor diaria y compartió que en el predio ella tiene ovejas para armar el guano de las plantas como así también reveló que trabaja la tierra con el humus de las lombrices que posee. Ella, además aprovecha el polen de las flores para alimentar a la colonia de abejas, las que le dan la miel, producto que por el momento lo utiliza para consumo personal.

Indicó que el trabajo de mantenimiento de las cinco hectáreas lo realiza prácticamente sola y a veces recibe la ayuda de sus hijos, con quienes se dedica exclusivamente al cuidado de las plantas todo el año. Reveló que cuando el fruto está listo para cosecharse, tiene un grupo (alrededor de diez personas) que le ayuda con la cosecha entre los meses de diciembre y abril.

Haciendo hincapié en el método de riego que posee la finca explicó que tiene un reservorio de agua con capacidad de 4.000 litros conectado a algunos aspersores y aseguró que con ayuda del Fondo para la Transformación y en trabajo conjunto con su hermano instalaron un sistema de riego por goteo, ya que el requerimiento hídrico de estas plantas es diario.

Anita reveló que muy pronto abrirán el predio para recibir la visita de turistas ya que hasta el momento no lo había hecho y es algo que el público, en especial los visitantes, demandan. Afirmó que ella distribuye los productos en los negocios del centro de Malargüe y a los domicilios particulares que así lo requieren.

Sobre ampliar su emprendimiento, ella reconoció que está por incursionar en la plantación de arándanos y frutillas, pero anticipó que previo a la siembra debe preparar el suelo donde va a colocar las plantas, trabajo que llevará un tiempo y tiene cierto valor económico para poder hacerlo.

Una vez finalizado el recorrido, Ana recibió a los periodistas con una fabulosa presentación de sus productos, los cuales pudieron ser degustados por todos los presentes. Ofreció probar las frutas solas, una tarta con crema ácida y frutos rojos, dulces y un jugo de frambuesa. Todos ellos, son la combinación perfecta del sabor natural de los productos que ofrece Finca La Anita Frutos de Montaña.

¡Compartí ésta noticia por Whatsapp!

Deja una respuesta