Por infringir la ley federal de carnes, le decomisaron animales a un puestero

El hecho ocurrió ayer y en el lugar trabajó la Policía Rural. Los nueve animales fueron eliminados por no poseer permiso para su traslado y no cumplir con las condiciones higiénicas sanitarias.

En el dia de ayer una familia, que circulaba por ruta 40 Sur de Malargüe, fue parada por la Policía Rural a la altura de arroyo Loncoche para un control rutinario que realizan los operarios y se encontraron con la siguiente situación: La familia circulaba en su vehículo particular con nueve (9) animales faenados y eran trasladados, sin cumplir con las condiciones higiénicas sanitarias que exige la ley argentina. A esto se suma el no poseer el permiso correspondiente para el traslado de animales el que de todos modos, si lo hubiese tenido, superaba la cantidad de carne permitida para ser trasladada particularmente.

Dicho lo anterior vamos a citar el Art. 1 de la Ley Federal de Carnes (Ley Nº 22.375): “…Los animales mencionados, serán faenados en establecimientos que cumplan con los requisitos de este Reglamento para cada especie en él expresamente mencionada, y en su defecto, en aquellos en los que las instalaciones se adaptan para tal fin.”

Por tal motivo, dialogamos con el médico veterinario Martín Vargas, director de Veterinaria y Zoonosis de la Municipalidad de Malargüe, quien informó el hecho y contó que las personas pueden tramitar un permiso para circular con hasta tres animales para autoconsumo y no se les exige un vehículo autorizado, ni cadena de frío manifestando: “se entiende que van del puesto a la heladera de la casa”. Detalló que según la Dirección de Ganadería de la Provincia, la persona que traslade hasta tres animales faenados deberá tener el RENSPA o padrón de marcas y señal para verificar que ellos son productores. Insistió en el hecho de que no cualquier vecino, puede circular con un animal en el vehículo y remarcó que “debe ser un productor y puede llevar hasta tres animales faenados en un vehículo no autorizado”.

Asimismo se refirió al hecho en cuestión explicando: “Al ser nueve animales, más las bolsas con vísceras y cabezas se entiende que la carne era para vender. Si bien estamos acostumbrados a comprar chivitos que se han faenado de manera particular, los riesgos de contaminación son importantes”.

Con respecto a la carne decomisada, el Veterinario afirmó que los productos fueron decomisados y eliminados junto a las vísceras y cabezas que se encontraron en el mencionado transporte familiar, en la fosa de la Cubierta Sanitaria tal como se acordó en la Fiscalía. Ante esta acción aclaró: “No se pueden entregar por ejemplo a un comedor, porque existe la posibilidad (por mínima que sea) de que el animal esté contaminado con bacterias y, si la carne queda mal cocida y estas bacterias se activan, pueden producir por ejemplo síndrome urémico hemolítico, enfermedad que puede llegar a ser mortal, sobre todo en niños”.

Antes de terminar, Vargas recordó a los productores locales que deseen darle un valor agregado a su producto y que quieran comercializar sus animales -de forma segura y como corresponde-, pueden asesorarse en la Incubadora de Empresas para que el Municipio les preste la matrícula y puedan faenar hasta 1500 animales en el Matadero Frigorífico de Malargüe, lo que les dará la posibilidad de que, con mínimos requisitos, puedan probar cómo funciona el proceso y, si están de acuerdo, podrán tramitar su propio RUCA y así evitar inconvenientes como el que sucedió ayer jueves.

¡Compartí ésta noticia por Whatsapp!

Deja una respuesta