Download http://bigtheme.net/joomla Free Templates Joomla! 3

Ya están en funcionamiento los dos relojes de la ciudad que fueron vandalizados

Se trata de los relojes Florar y Cincuentenario, lo cuales sufrieron daños por parte de jóvenes de nuestra ciudad. Desde el área de Obras, Servicios Públicos y Ambiente afirmaron haber solucionado los inconvenientes presentados.

Marinaro comenzó detallando que al Reloj Cincuentenario se ha cambiado en su totalidad la maquina, ya que era muy antigua y los repuestos eran muy caros, algunos debían ser traídos del exterior. “Por lo tanto se decidió cambiar la maquina”, dijo.  La tecnología de esta máquina es de última generación, por lo que si se corta la luz, al volver automáticamente el reloj retoma su funcionamiento normal.

El Secretario también hablo de “vandalismo” y detallo que es una problemática constante en nuestra ciudad y es por ello que debieron cambiar algunos artefactos. “Es una vergüenza tener que tomar medidas de seguridad en espacios públicos”, comentó.

 Hizo hincapié en que dichos lugares son espacios de todos los habitantes de Malargüe y que es una pena tener que pensar en invertir en seguridad para protegerlos en vez de pensar en otro tipo de inversiones.

Por su parte el Ingeniero Juan Sosa  dijo que: “Como Malargüinos debiéramos tener en cuenta que estamos hablando del reloj icono de la ruta 40 lo cual no es un dato menor,  sería interesante que los ciudadanos tomen este dato para poder apropiarse de él y cuidarlo”.

El problema del reloj florar fue propio de un acto de vandalismo, que ocasiono la rotura del mecanismo, accedieron a la parte superior de las agujas y lo giraron a contrarreloj;  Como consecuencia de ello se produjo la rotura de varios engranajes lo cual genero un sobrecalentamiento de la instalación eléctrica, lo que llevo a la ruptura de su funcionamiento total.

El Director hablo también del costo que tienen estas reparaciones y en el tiempo que se demora coordinar este trabajo para poder arreglarlo.

Por último, detallo que están ideando una pequeña obra para poder impedir el acceso de transeúntes a las agujas del reloj. “No es lo ideal, estéticamente lo que hagamos lo va afear, pero no tenemos muchas opciones”, concluyó Juan.

Deja un comentario